¿Por qué no a la parcialidad en el convenio del fútbol femenino?

La definición de la jornada laboral es clave para sentar las bases de derechos y retribuciones de las futbolistas en la máxima categoría de nuestra Liga de fútbol. Mucho se está hablando sobre las negociaciones del convenio colectivo en relación a la denominada Liga Iberdrola. La clave está en dar carta de naturaleza –en igualdad y legalidad– a las jugadoras de nuestra máxima competición. Que están dando todo en el terreno de juego, y deben ser retribuidas de acuerdo a su nivel de dedicación, que si hablamos de la máxima categoría es de dedicación completa, teniendo en cuenta entrenamientos, desplazamientos, preparación a todos los niveles y predisposición total al club. Parece dato cierto que contratos a diez, quince o incluso veinte horas semanales no son aceptables, si como es el caso, estamos hablando de una liga de máximo nivel. Por lo que, como defiende el sindicato AFE en estas negociaciones del convenio colectivo femenino, resultaría no ajustado a los derechos reales de estas trabajadoras, y permitidos por se en este esperado convenio colectivo que se está negociando.

Y aún más, teniendo en cuenta que este tema no es baladí, por cuanto el contrato a tiempo parcial tiene unas repercusiones directas en el caso, por ejemplo, como indicador de los límites de prestación mínima y máxima a la hora de cobrar la prestación por desempleo. Entendiendo, por otro lado, que una de las desventajas del contrato a tiempo parcial es la cotización que se realiza a las diferentes prestaciones de la Seguridad Social que es menor que la que realizaría una trabajadora a jornada completa. Con efecto, además por ejemplo en el cobro del desempleo, calculándose los límites máximos y mínimos según el coeficiente de parcialidad, en relación con la jornada completa.

Por lo que no es ni mucho menos un tema menor. Y por ello el empeño de pelearlo y lucharlo. En un compromiso directo de redundar en derechos de nuestras futbolistas. Que se han ganado en el terreno de juego estos derechos, y que en pleno siglo XXI no puede ser parte de un escenario de lo posible; sino, muy al contrario de lo realizable.

Se trata, sin duda, de un debate crucial en este convenio colectivo, y más teniendo en cuenta, ese derecho laboral, que debe estar presente en el deporte. Y más, teniendo en cuenta, un contexto como el actual que ha venido a poner de manifiesto, como medida gubernativa, el Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo. Con el objetivo, entre otros, de poner coto a la nefasta utilización del contrato a tiempo parcial, cuando no es tal la dedicación real del trabajador o de la trabajadora.

Por esta razón, este tema de la limitación de la parcialidad debe ser una línea roja con la que poco transigir en un convenio colectivo del fútbol femenino, que debe contribuir a ese concepto de equidad de estas deportistas, en relación a la actividad que ejercen en su ámbito laboral.

© AEDD 2018

María José López González
Abogada
Codirectora de los Servicios Jurídicos de la
Asociación de Futbolistas Españoles (AFE)

 

Descarga aquí el pdf con el comentario.
Anterior ¿Por qué la selección femenina de fútbol no juega en la Primera de Televisión Española?

Utilizamos cookies propias y de terceros para Localización de navegación, registro y control, visitas y estadisticas e identificación.

Al pulsar el botón "Acepto" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Saber más

Acepto