La invalidez de la licencia única en las competiciones territoriales organizadas por la Federación Hípica del Principado de Asturias

En el año 2014, el Gobierno de España modificó el artículo 32 de la Ley del Deporte con el objeto de introducir la licencia deportiva única, con la loable intención de promover la extensión del principio de unidad de mercado al ámbito del deporte.

Sin embargo, la cuestión de la licencia deportiva única viene causado bastantes enfrentamientos ya que siendo la principal vía de financiación de las Federaciones Española y autonómicas, estos cambios tienen un importante trasfondo económico, resultando desgraciadamente el jinete, la parte más perjudicada en esta batalla.

En el ámbito del deporte hípico, la polémica reside en que muchas Federaciones autonómicas se vienen quejando de la desproporción existente entre la cuota que reciben por la expedición de las licencias (con los gastos que conlleva el seguro, la infraestructura del personal administrativo etc.) y la que obtiene la Real Federación Hípica Española simplemente por su homologación nacional.

Ante este escenario, la postura que ha tomado la Federación Hípica del Principado de Asturias consiste en no permitir el acceso a los jinetes con licencia federativa nacional que no haya sido expedida por dicha federación bajo la premisa que, dado que la expedición de las licencias federativas es siempre autonómica y en su caso, se pueden homologar por la Real Federación Hípica Española para tomar parte en concursos nacionales, previo pago del canon correspondiente, las licencias nacionales expedidas por otra Federación autonómica, tendrán validez para todas las competiciones nacionales que se celebren en Asturias pero no para las competiciones territoriales organizadas por la Federación Hípica del Principado de Asturias.

Mi opinión jurídica, a pesar de que pueda compartir la cuestión de fondo sobre necesidad de un reparto más equitativo de las cuotas de la licencia federativa única, es contraria a la postura adoptada por la Federación Hípica del Principado de Asturias. En primer lugar, apelando al viejo aforismo romano, resulta de sentido común que quien puede lo más, pueda lo menos. Y, en segundo lugar, porque el planteamiento de la Federación Hípica del Principado de Asturias podría ser contrario a la Ley del Deporte, toda vez que los concursos territoriales son también «competición oficial», puesto que se celebran bajo la supervisión de una federación deportiva autonómica, que a su vez está integrada en la Federación Española, y por tanto obligada a respetar sus Estatutos, Reglamentos y demás normativa de aplicación.

Respecto a las posibles medidas a adoptar, cabría denunciar los hechos ante la Real Federación Hípica Española y que bien esta plantee medidas contra la postura de la Federación Hípica del Principado de Asturias o que directamente traslade la correspondiente denuncia al Consejo Superior de Deportes. También cabe la posibilidad que el jinete pueda acudir a los Juzgados de 1.ª Instancia de Gijón, para que condene a la Federación Hípica del Principado de Asturias, en base a la normativa vigente, a permitir el acceso a las competiciones territoriales a aquellos jinetes con licencia única nacional expedida por otra Federación Hípica.

 

Descarga aquí el comentario en PDF.
Anterior El nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos... ¿implicaciones jurídicas respecto al dopaje?
Siguiente Un nuevo marco normativo para el deporte español