Del sueño de Pierre Frèdy, Barón de Coubertin, a los deportes en la actualidad

Multitudes se paralizan por una jugada, un penal, una carrera o un gol. Los eventos deportivos mundiales le han dado al mundo sensibilidad y emoción. Con el avance de la tecnología cualquier evento o espectáculo puede ser seguido por los fans a través del internet o la televisión.

Dentro de los que tienen mayor acogida se encuentran la FIFA World Cup o más conocida como el Mundial de fútbol con una audiencia contabilizada superior a seis mil millones de personas, mientras que los Juegos Olímpicos de verano bordean la audiencia de cuatro mil millones; luego figuran los Juegos Paraolímpicos con una audiencia de dos mil setecientos millones[1], seguiría el Mundial de rugby con dos mil quinientos millones, y a esto le seguiría la Super Bowl, el tour de Francia, el torneo de Fórmula 1, entre otros más cuyos datos y cifras varían de acuerdo al nivel de aceptación y acogida de las personas.      

La máxima muestra de los deportes en el mundo son los Juegos Olímpicos. En la actualidad y en todo el mundo, es conocida la celebración que se hace cada cuatro años de los Juegos Olímpicos que tuvieron su origen en la Grecia antigua, concretamente en la ciudad de Olimpia.

Así conocemos que durante los años 776 a. C. y 393 a. C. estos juegos en Grecia tuvieron mucho auge y relevancia, y en ellos, como decimos, tienen su origen los Juegos Olímpicos.

El nacimiento de los Juegos Olímpicos tal como los conocemos en la actualidad se le atribuye al noble francés Pierre Frèdy, barón de Coubertin[2], cuya labor de fundar el Comité Olímpico Internacional en 1984 fue clave para que posteriormente se llevase a cabo la organización de los Juegos cada cuatro años. El Movimiento Olímpico y la organización de los primeros Juegos tuvieron su base en la Carta Olímpica, la cual indica cuales es el organigrama del Comité y define su conformación.

Aunque Coubertin tenía el sueño de unir a varios deportistas de varios países y hacerlos competir, sin ánimo de lucro, sino por el espíritu competitivo que deben tener, y pensó en un inicio en que solo participarían los deportistas amateurs y no los profesionales, sin embargo con el paso de los años, y luego de haberse debatido el tema en repetidas ocasiones, el Comité Olímpico decidió permitir el acceso a los atletas profesionales, que hoy por hoy son los pilares de los Juegos. Como señala Gamero Casado[3], antes de Coubertin «podemos hablar de antecedentes históricos del Derecho deportivo, pero no de un Derecho deportivo propiamente dicho», posición que compartimos.

Antes de poder realizar el sueño de unos Juegos Olímpicos, Coubertin viajó por todo el mundo llevando esa idea de paz y unión entre todos los países del mundo, salpicando su discurso con la palabra deporte, pues él veía en el deporte el modo perfecto de unión entre los países y la hermandad de las razas. Finalmente consiguió convencer a las autoridades de cada país y se instauraron los Juegos por primera vez en la historia.        

Debemos recalcar que los primeros Juegos Olímpicos oficiales –y con motivo de homenaje a los Juegos de la antigua Grecia− se realizaron en Atenas en el año de 1896 bajo el lema «Lo esencial en la vida no es vencer, sino luchar bien». La primera celebración de los Juegos Olímpicos modernos se llevó a cabo en su antiguo lugar de nacimiento: Atenas. Los Juegos atrajeron atletas de catorce naciones, siendo las delegaciones más numerosas las procedentes de Grecia, Alemania, Francia y Gran Bretaña[4]. Y a partir de ella se han realizado treinta y una ediciones de los Juegos Olímpicos tradicionales o ahora más conocidos como Juegos Olímpicos de verano.

Es así que a nivel mundial y en cada continente, el deporte ha ido adquiriendo mayores espacios y acogida; así tenemos los Juegos de verano y los de invierno, los Juegos paraolímpicos o los Juegos olímpicos de la juventud; mientras que en cuanto a campeonatos tenemos a los mundiales por cada categoría (mayores y menores), así como aquellos realizados en cada continente, como los europeos, asiáticos, africanos, panamericanos, sudamericanos, de la mancomunidad, bolivarianos o los centroamericanos y del Caribe.




[1] Cfr. M. Slater, Después de los Olímpicos y el Mundial de Fútbol, ¿cuál es el más importante evento deportivo?: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/12/141205_finde_deportes_tercer_prueba_mas_grande_hr (7 de diciembre de 2014). Consultado el 7 de marzo de 2017.

[2] Existe la medalla que lleva el mismo nombre y que es otorgada en cada edición de los Juegos Olímpicos a aquel deportista o personaje que haya contribuido con el deporte olímpico o haya aportado algún valor a la actividad, así como para resaltar el espíritu deportivo que todo atleta debe tener.

[3] Citado por E. Varsi Varsi, Derecho deportivo en el Perú, Fondo Editorial. Universidad de Lima, Lima, 2008, p. 52.

[4] Olympic, Aspectos destacados de los Juegos, Juegos Olimpicos de Atenas de 1896: https://www.olympic.org/athens-1896. Consultado el 6 de marzo de 2017.

Anterior Régimen jurídico del dopaje animal en España: la ley pendiente
Siguiente Apuestas deportivas, competiciones y derechos de imagen