Latinoamérica en la 6.ª Conferencia de las Partes de la Convención Internacional contra el Dopaje

1. Introducción
Los pasados días 25 y 26 de septiembre se celebró en la sede de la UNESCO en París la 6ª Conferencias de las Partes de la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte (de ahora en adelante, la Convención), en la que se abordaron temas como el aumento del alcance y la visibilidad de la Convención, el fortalecimiento de la implementación de la Convención, la consolidación del Fondo para la Eliminación del Dopaje en el Deporte, y el fortalecimiento de las relaciones entre las partes interesadas en la lucha contra el dopaje.


2. La Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte de la UNESCO
La Convención supone el acuerdo de los gobiernos de todo el mundo en la aplicación del Derecho Internacional en la lucha contra el dopaje del deporte, y esto es clave, ya que existen áreas específicas en las que sólo los gobiernos poseen los medios necesarios para promover la lucha contra el dopaje.

Además, la Convención contribuye a garantizar la eficacia del Código Mundial Antidopaje (de ahora en adelante, el Código). El Código es un documento no gubernamental (basado en el derecho privado suizo) aplicable únicamente a los miembros de organizaciones deportivas. Es por ello, que la Convención es un elemento fundamental para crear el marco jurídico adecuado para que los gobiernos puedan abordar áreas específicas del problema del dopaje situadas fuera del alcance del movimiento deportivo.

En este aspecto, hay que considerar que la lucha contra el dopaje a nivel internacional se rige por el principio de armonización de las normas, de forma que cualquier deportista esté sometido a las mismas normas en cualquier momento y en cualquier lugar. Es decir, la Convención contribuye a formalizar las normas, políticas y directrices internacionales en el ámbito de la lucha contra el dopaje con el objetivo de ofrecer un entorno de participación sano y equitativo para todos los atletas.

Concretamente, los gobiernos signatarios de la Convención, Estados Parte, están obligados a adoptar medidas específicas para:

▪ Restringir la disponibilidad de sustancias o métodos prohibidos entre los deportistas.

▪ Facilitar los controles antidopaje y respaldar los programas nacionales de análisis.

▪ Retirar el apoyo económico a los deportistas y personal de apoyo que hayan infringido la normativa antidopaje, o bien de las organizaciones deportivas que no se ajusten al Código.

▪ Incentivar a los productores y distribuidores de suplementos nutricionales para que fijen las “prácticas más idóneas” en el etiquetado, comercialización y distribución de productos que puedan contener sustancias prohibidas.

▪ Respaldar la oferta de educación antidopaje entre los deportistas y la comunidad deportiva en general.

 

3. ¿Qué es la Conferencia de las Partes?
La Conferencia de las Partes (COP) de la Convención se responsabiliza a título general de la aplicación de la Convención, celebrándose con una periodicidad de dos años en la sede de la UNESCO en París.

Entre los objetivos de la COP se encuentra la supervisión del cumplimiento de la Convención. Para ello, los gobiernos deben proporcionar un informe en el que se presenten todas las medidas que hayan emprendido para cumplir las disposiciones de la Convención. Algunos de los principales de la COP desde el año 2007 serían los siguientes:

▪ Elaboración y nuevas actualizaciones del reglamento y asignación del Fondo para la Eliminación del Dopaje en el Deporte establecido en 2008.

▪ Desarrollo de un mecanismo único de seguimiento Anti–Doping Logic (ADLogic) en 2009, basado en informes nacionales que describen las medidas antidopaje implementadas por los Estados Partes.

▪ Notificación de no conformidad con respecto a los Estados Partes que violan disposiciones convencionales / que presentan una falta de implementación de dicha Convención.

▪ Institucionalización y el fortalecimiento progresivo del mandato de la Mesa de la Convención.

▪ Presentación de una cátedra universitaria especializada en la lucha contra el dopaje bajo el patrocinio de la UNESCO.

Además de los Estados Parte y de otros Estados Miembros de la UNESCO, se invita a la Conferencia, en calidad de entidad asesora, a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), así como, en calidad de observadores, al Comité Olímpico Internacional (COI), el Comité Paralímpico Internacional (CPI), el Consejo de Europa (CdE), el Comité Intergubernamental para la Educación Física y el Deporte (CIGEPS) y otras organizaciones deportivas intergubernamentales.

 

4. Latinoamérica y la lucha contra el dopaje

La 6.ª COP ha servido para visualizar el compromiso adquirido en los últimos años por Latinoamérica en la lucha contra el dopaje en el deporte, con países que claramente ejercen el liderazgo en la región desde distintos puntos de vista, como es el caso de República Dominicana y Chile, ambos con representante en los órganos de gobierno de la AMA, Consejo Fundacional y Comité Ejecutivo.

Pablo Squella, Ministro de Deportes de Chile y anterior responsable de la Comisión Nacional de Control de Dopaje de Chile, presentó los avances de Chile en materia de lucha antidopaje, destacando el papel fundamental de la prevención y de la educación.

Esta cuestión que a veces es considerada banal o utilizada para tratar de restar importancia a los controles de dopaje y las sanciones, y esto es así. Sin embargo, Pablo Squella es consciente de lo que está diciendo y en qué entorno lo está diciendo y lo hace desde la experiencia de haber sido atleta internacional por su país, y posteriormente responsable de una organización antidopaje y ahora responsable del deporte chileno: la realidad en cada región y en cada país es distinta, el nivel cultural de los deportistas y su personal de apoyo es diferente y el acceso a la información es distinto según donde nos encontremos.

Pablo Squella señaló que actualmente se está fallando en la prevención y que «todos los demás esfuerzos (en materia antidopaje) se van a ir al traste porque no se está trabajando la base; estamos intentando llenar un canasto de fruta con agua».

En este sentido, Chile ha optado por mejorar las ofertas deportivas para todas las edades y de transmitir los valores del deporte a todos los participantes, independientemente de su edad o de su nivel competitivo. Todos los practicantes serán así educados de la misma manera e integrarán los valores del deporte, posteriormente transmitiéndolos ellos mismos en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Su proyecto es formar las bases de una sociedad educada con unos valores deportivos comunes y que los deportistas, desde la más temprana edad, sean educados igual tanto en el ámbito deportivo, como fuera de él, donde en realidad pasan la mayor parte de su tiempo.

Por esto, Pablo Squella, referente para toda Latinoamérica habla de prevención y educación en un mensaje que hay que interpretar en la forma correcta. No podemos implementar completamente programas antidopaje en zonas donde los propios deportistas y su personal de apoyo desconocen las normas, desconocen sus derechos y sus obligaciones y desconocen los perjuicios de las trampas y sus consecuencias, no solo para ellos, sino para su entorno y para el propio país que representan.

La lucha contra el dopaje debe ser armonizada, pero en cada lugar debemos priorizar una u otra área para desarrollar un sistema sostenible y creíble, de forma escalonada. Llevamos diez años de Convención y esto no es un periodo de tiempo realmente significativo para considerar que la evolución y desarrollo de los sistemas antidopaje en cada país sea de la misma forma, y más considerando sus circunstancias individuales.

Además, la participación de Pablo Squella se produjo durante el debate sobre la integridad en el deporte representando a los gobiernos, junto con un representante de la AMA y otro de la Asociación de Comités Olímpicos de África (ANOCA). Desafortunadamente, ni la comunicación chilena ni ninguna de las otras dos dio lugar a debate, en gran parte porque cada representante aprovechó la ocasión para subrayar su labor, más que para presentar temas sobre la integridad sobre los que hubiera sido interesante discutir, especialmente en el ámbito que se encuentra la lucha contra el dopaje en el deporte en el ámbito internacional respecto el sistema de dopaje institucional en Rusia, la corrupción de la IAAF, las dudas sobre la actuación de la propia AMA o las dudas sobre las decisiones que el Comité Olímpico Internacional (COI) está adoptando al respecto de Rusia, tanto anteriormente respecto de Río’16 y ahora respecto de Pyeongchang ’18.

En esta 6.ª COP, Chile fue elegido como representante del Comité de Atribución de los Fondos para la Eliminación del Dopaje, junto con Italia, Rusia, China, Camerún y Kuwait. Este Comité que tiene como objetivo distribuir ayudas económicas a los países que lo necesitaran para elaborar programas de prevención, cubrir ciertos gastos de adopción de la Convención o implementar dispositivos antidopaje.

Cabe mencionar que este Fondo está financiado mayoritariamente por Rusia y ha servido para financiar desde el año 2005, un total de 218 proyectos, de los cuales 65 corresponden a proyectos desarrollados en América Latina y Caribe.

Por su parte, República Dominicana fue elegida para la vicepresidencia del Grupo 3, con el respaldo unánime de los demás países que conforman la región, supliendo a Colombia y representará a América Latina en la Mesa Permanente de la UNESCO. El viceministro de deportes Marcos Díaz, nadador de alto nivel en su país, abogado y ahora miembro del Comité Ejecutivo de la AMA, se destaca por su conocimiento del deporte y su experiencia internacional en antidopaje siendo protagonista de las decisiones más relevantes que se están adoptando actualmente en la reforma del sistema antidopaje desde la posición de los gobiernos, en ocasiones, contrapuesta a los intereses del movimiento olímpico. Esta Mesa se reunirá cada 3 meses para hacer el seguimiento de la sexta conferencia y para preparar la 7ª COP que tendrá lugar a finales del 2019.

La conformidad con la Convención

En total diez países latinoamericanos fueron declarados no conformes con la Convención, además de Andorra y España en un primer momento. España, junto con República Dominicana, fue considerada “no conforme” en un primer momento, por no enviar las respuestas para la fecha límite del 26 de junio, aunque sí lo hizo durante la prórroga que UNESCO dio a los países, con fecha límite del 4 de julio.

Cabe destacar que éste fue un resultado generalizado y no un problema particular de los países latinoamericanos. La propia Mesa mostró su preocupación por el alto porcentaje de países declarados “no conformes”, el 55% de los países en total. Sin embargo, esto no significa que actualmente solo el 45% de los países respeten la Convención.

UNESCO utiliza la herramienta ADLogic (Anti-Doping Logic) para el monitoreo de la aplicación de la Convención. Este cuestionario cumplimentado por las ONAD permite evaluar la actividad general de los países y medirla de manera cuantitativa (a modo de porcentaje de conformidad), permitiendo así a la UNESCO declarar “no conformes” a los países que no hayan entregado sus respuestas antes de la fecha límite a la Mesa o los países cuyos resultados sean inferiores al 55%. El artículo 31 de la Convención obliga a los países a completar el cuestionario ADLogic cada dos años, unos meses antes de cada COP.

Los resultados oficiales serán publicados en diciembre, pero en el documento anterior a la COP ya se marcaron los países que no habían entregado sus respuestas para las fechas indicadas, siendo el resultado:

▪ Caso 1 – No presentación del informe nacional a la Conferencia de las Partes tal como se establece en el artículo 31 de la Convención.

▪ Caso 2 – Aplicación de la Convención por debajo del nivel de referencia según los resultados generados por ADLogic respecto a la evaluación de las medidas adoptadas por el país para dar cumplimiento a las disposiciones de la Convención.

El Salvador, Bolivia y Panamá están considerados no conformes por no haber enviado a tiempo sus respuestas, mientras que Perú, Argentina, Honduras y Costa Rica enviaron sus respuestas, pero sus actividades antidopaje no fueron consideradas suficientes según el cálculo de ADLogic para ser considerados «conformes» respecto a la Convención. En este caso, la baja nota también puede ser el resultado de errores a la hora de responder al cuestionario.

Se ha de señalar que los documentos de la UNESCO contienen también algunos errores que dieron lugar a dudas y cierta incertidumbre. Por un lado, Chile aparece como «conforme» en el último documento oficial, pero también aparece en la lista de los países que no enviaron sus respuestas a tiempo.

Por otro lado, Nicaragua, Uruguay, Guatemala y Paraguay están en la lista de «no conformes», pero no aparece la razón por la que se les ha incluido en ese grupo (caso 1 o 2). Cuba, por último, no aparece en la lista de junio de países “no conformes”, pero sí que aparece en la de julio y según los delegados del gobierno, sí que está considerada «no conforme».

El debate que vino tras la presentación de los resultados por parte de la Mesa fue largo y tenso. Muchos países mostraron su descontento con las decisiones de la Mesa y reconocieron haber tenido dificultades para completar el cuestionario de manera adecuada.

La delegada de Cuba fue una de las primeras en tomar la palabra y mostrar su descontento. Admitió haber tenido muchas dificultades para completar el cuestionario a tiempo e instó a la Mesa a interesarse por las razones por las cuales los países no hubieran podido responder a tiempo o que lo hubieran hecho, pero no de manera adecuada, dando así lugar a una nota inferior al 55%. La gran cantidad de países considerados como no conformes, superior a la de las COP anteriores, más de la mitad en total, mostraría también que la Mesa no fue flexible y que hubo errores por su parte que deberían ser analizados para que no se vuelvan a producir.

Fueron muchos los países que se sumaron a las críticas hechas por Cuba, entre ellos Ecuador y El Salvador. Nigeria, Jamaica, San Vicente y las Granadinas entre otros respaldaron al país caribeño y dijeron que ADLogic debe ser renovado.

Las preguntas deberían ser más claras y el cuestionario más fácil de completar. Tras unas cuantas intervenciones más, Canadá cerró el debate pidiendo que se tomaran en cuenta esas quejas y que se introdujeran notas explicativas al cuestionario para que fuera más fácil rellenarlo, todo esto tras consultar a los países para conocer los problemas que estos hubieran tenido. La Mesa no adoptó ninguna resolución al respecto, pero prometió estudiar el caso a fondo durante las reuniones de la Mesa permanente.

A pesar de que más de la mitad de los países latinoamericanos fueron considerados “no conformes” respecto de la Convención, y atendiendo a las alegaciones y aportaciones realizadas durante la COP, así como el conocimiento de los esfuerzos de la región en materia antidopaje, la conclusión global del sistema antidopaje en esta región debe ser positivo y se debe analizar desde la situación política, económica y social de cada uno de los países, así como del punto de partida de cada uno de ellos y el desarrollo y nivel del deporte nacional.

Por ello, un frío análisis de datos y decisiones, no permiten conocer realmente la situación de la región y valorar los pasos dados, además de parecer enviar un mensaje negativo al respecto al no reconocer realmente los esfuerzos que diariamente se realizan por profesionales que realizan sus actividades en su mayoría ad honorem y de una forma completamente altruista, mostrando un compromiso mucho más allá de lo exigible y afrontando auténticas dificultades.
 

 

     
Enrique Gómez Bastida
Ex Director de la Agencia Española de
Protección de la Salud en el Deporte
Ekain Zubizarreta Zuzuarregui
Université Paris Ouest-Nanterre La Defense
 

 

 

Descarga aquí el comentario en PDF.

Anterior Sobre la ratificación del Protocolo Adicional al Convenio sobre el Dopaje
Siguiente Dopaje en China