Dopaje en China

Nuevo reportaje del periodista Hajo Seppelt y nuevo escándalo de dopaje en el deporte internacional. El pasado domingo 22 de octubre, la televisión pública alemana ARD emitía su último reportaje en el que el whistleblower Xue Yinxian, doctora china, afirmaba que más de 10.000 deportistas chinos habían utilizado sustancias prohibidas en el deporte durante los años 80 y 90, incluyendo medallistas en los mayores eventos deportivos.

Según el reportaje de Hajo Seppelt, el desarrollo del deporte chino se basaba en el consumo de esteroides y hormonas dentro de un programa oficial de entrenamiento durante las décadas de los 80 y 90. Muchos de los deportistas implicados en aquella época desconocían incluso las sustancias que se le inyectaban y en caso de ser conscientes, si se negaban, eran reducidos al ostracismo deportivo. No deja de ser una historia ya conocida a través del sistema de dopaje en la República Democrática Alemana (RDA) o similar a las conclusiones de las investigaciones de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) sobre Rusia.

Las reacciones a este reportaje no se han hecho esperar. China ha afirmado que sus problemas con el dopaje han sido ya solucionados, que siempre han tenido una posición clara en contra del dopaje y que lo que más les preocupa es el dopaje accidental por la contaminación de alimentos o complementos alimenticios.

La AMA ha comunicado después de la emisión de este reportaje que la AMA se creço en el año 1999 y que desarrollaran todas las acciones posibles que permita el actual Código Mundial Antidopaje vigente desde el año 2015 al respecto del dopaje chino en la década de los 80 y 90.

Sin embargo, las acusaciones realizadas por la doctora Xue Yinxian no son nuevas. Y esto es lo sorprendente de este caso. La primera vez que este doctor chino contó públicamente el caso del dopaje chino fue en el año 2012 y en su última versión recogida por Hajo Seppelt no aporta datos nuevos al respecto.

Esta situación parece repetirse. Las investigaciones de la AMA al respecto del dopaje sistemático en Rusia se iniciaron en diciembre de 2014 mediante la creación de lo que se dio en llamar Comisión Independiente. Esta decisión fue adoptada después de la emisión de otro reportaje de la televisión alemana de Hajo Seppelt donde recogía las investigaciones periodísticas realizadas sobre la base del testimonio del matrimonio Stepanov: Vitaly Stepanov, empleado de la organización nacional antidopaje rusa y Yuliya Stepanova, atleta internacional rusa. Y vuelve a suceder lo mismo. Según estos dos informadores, esta información estaba en posesión de la AMA desde el año 2010 y a quien remitieron más información en sucesivas ocasiones hasta la emisión del reportaje en televisión.

Y aquí, surgen las preguntas ¿Qué nos debe preocupar más: las trampas o la gestión y credibilidad de quien debe perseguirlas? ¿Es admisible que la televisión alemana marque la agenda del antidopaje internacional? ¿Hay que investigar los 80 y 90 en los que el dopaje estaba completamente o verificar si ese sistema continúa en la época actual?

 

Enrique Gómez Bastida
Ex Director de la Agencia Española de
Protección de la Salud en el Deporte


Descarga el comentario en PDF descargable

Anterior Latinoamérica en la 6.ª Conferencia de las Partes de la Convención Internacional contra el Dopaje
Siguiente Binomio salud y deporte, una dualidad no siempre bien avenida