Análisis, actualidad e incidencias del VAR en el fútbol profesional, amateur y de base/cantera

La instauración del VAR (Arbitro asistente del Vídeo o sistema video arbitraje), a mi entender reducirá y minorará los errores deportivos que se producen en el fútbol, por desaciertos arbitrales, de difícil y compleja apreciación. Y por ese motivo, dichas decisiones arbitrales, no dejan de ser manifiestamente injustas, y erróneas; perjudicando sin intencionalidad, a uno de los dos equipos, y en ocasiones a los dos equipos.

El objetivo esencial del sistema VAR es la corrección de los errores arbitrales y la consecución de resultados más justos e imparciales, provenientes de acciones difíciles y complejas de decidir, por la rapidez, poca visibilidad… porque el objetivo crucial del VAR, es subsanar los errores arbitrales no palmarios, ni evidentes, ni manifiestos, sino la corrección decisiones erróneas arbitrales, para evitar perjudicar y afectar a ninguno de los dos equipos.

El VAR, a medida que transcurra su implantación, cooperará, favorecerá y fortalecerá al fairplay deportivo. Por siempre, juego limpio, puro y justo, sin agresiones en el deporte en general y en el fútbol. Ya que en el fútbol amateur y base/cantera sus vicisitudes y errores arbitrales obedecen, y demandan su inserción, y a mayor abundamiento lo requiere: la transformación, desarrollo y progreso del fútbol moderno del siglo XXI.

El VAR, actuaría también en el fútbol profesional en un futuro, como elemento decisivo y crucial, para la minoración de los menoscabos, y quebrantos económicos. Referentes a cesión de derechos de imagen de jugadores y entrenadores, derechos audiovisuales, contratos con patrocinadores, sponsor… Estas operaciones comerciales, negocios jurídicos y transacciones económicas, obtendrán ventajas, ganancias, rendimientos… en definitiva una rentabilidad económica considerable con la instalación, implantación, evolución y asentamiento del VAR, debido a la trascendencia, alcance, rendimientos, beneficios, y consecuencias deportivas, y económicas que aportará probablemente en un futuro al mundo del fútbol.

Considero no sólo imprescindible y necesario el VAR, en el fútbol profesional, sino también en el fútbol amateur, y en el fútbol base/cantera, su inclusión deberá de ejecutarse a medio, y largo plazo, y debería de aplicarse en todas las categorías. Ya que también cometen equivocaciones y confusiones no sólo los colegiados, sino los jueces de línea, en las diferentes categorías. La implantación de dicha tecnología subsanaría, y corregiría los errores del equipo arbitral, y alimentaría al fútbol profesional, y amateur de transparencia al obtener imparcialidad y equidad. También se haría justicia, en desaciertos y errores arbitrales cometidos en el fútbol base/cantera.

Por ahora, el VAR, está adquiriendo una notable repercusión mediática, así como entidad y relevancia social. Aunque los derechos televisivos, y audiovisuales son en la actualidad inexistentes. Deberá de adaptarse a la evolución, progreso e innovación tecnológica, y al avance y desarrollo del fútbol moderno. Requerirá además una información detallada, y una continua actualización. Los inconvenientes, desventajas y trabas son principalmente y esencialmente los costos y precios económicos que necesita, y demanda su implantación, mantenimiento y puesta al día. El fútbol amateur y el fútbol base/cantera, carecen de efectos, y repercusión mediática, no poseen significación social, carecen de alcance y efectos mercantiles, y su influencia económica y financiera está ausente.

En cuanto a los valores del fútbol base/cantera, destaco la cooperación, generosidad, compañerismo, disciplina y esfuerzo. Pero hay que inspirar e infundir, respeto y humildad. No sólo basta con tener capacidad, dotes y talento; hay que ser buena persona. Asimismo, es muy importante formar a los niños del fútbol base/cantera, basándose en la transparencia, la honradez, y la sensatez. Hay que eliminar dentro y fuera del campo, la pillería y la picardía. Por tanto, los objetivos fundamentales y cruciales son: 1.º Formación y asunción de valores y principios en el fútbol base/cantera; 2.º Alianza irremplazable y vital: fútbol y ética; y 3.º Fair Play deportivo: juego limpio por siempre, y respeto frente a colegiados, asistentes, y jugadores del equipo contrario. Mi reflexión personal es que El VAR determina y refuerza el estímulo, fomento y desarrollo de los valores del deporte en el fútbol base/cantera.

¿Por qué deberá imponerse en el fútbol base/cantera a largo plazo?. Porque es el que menos recursos y medios económicos posee, por consiguiente los clubes de fútbol profesionales deberían de invertir más en el fútbol base, para progreso, actualización, y mejora. Del mismo modo, es el sustento, pilar, base y origen de los futuros jugadores que conformarán las distintas categorías del fútbol español. Por consiguiente, la formación, aprendizaje, la inculcación de valores, principios…dimanan en un fútbol limpio, transparente y de juego honesto y sano. Por consiguiente el VAR, demanda su imposición en un futuro, en el fútbol base. Ya que apoyará, desarrollará, y potenciará los valores de formación del fútbol base/cantera. En definitiva el VAR, será un estímulo y modelo a seguir para los niños del fútbol base/cantera.

La evolución del VAR, determinará un sistema más eficaz, eficiente y más exacto con el paso del tiempo. Ya que irá perfeccionado, mejorando, corrigiendo, y subsanando los inconvenientes y errores que se presenten. El VAR, es beneficioso para el fútbol modesto y base/cantera; ya que protegerá los valores y principios del fútbol base/cantera, y los niños observarán como los jugadores profesionales, aminoran por el impacto, resultado, y efectos del VAR: las artimañas, astucia, picaresca, trucos, pillería, simulacros, violencia…

El fútbol puede y debe ser por «siempre así». Es decir, enfocado a la deportividad, a los valores, principios, y a unas reglas de juego justas, traslúcidas y nítidas. En ese sentido el VAR, enseñará, demostrará y será ejemplo para los adultos y niños del fútbol base/cantera, de que el fútbol va unido a la ética, deporte, buenas conductas, y por ese motivo siempre deben practicar un juego honrado, puro, honesto y limpio.

A la vista de lo exhibido, en la actualidad será factible y realizable exclusivamente el asentamiento e implantación del VAR, en el fútbol profesional de la primera división, y a corto plazo se debería insertar en segunda división A. En base a que en esta categoría los clubes, disponen de moderados recursos económicos, recursos humanos, derechos audiovisuales, derechos de imagen, merchandising…

Con posterioridad a medio plazo, debería imponerse en el fútbol amateur, y a continuación a largo plazo, debería aplicarse en el fútbol base/cantera.

Ya que contribuirá a hacer más justo, y equitativo los resultados de las competiciones, y por consiguiente contribuirá a que el fútbol sea más transparente en el terreno de juego. Sus correcciones, y resultados en la práctica de la competición, serán un modelo a seguir por los niños del fútbol base/cantera.

Tuvimos la ocasión de comprobar su instauración en el Mundial de Rusia del 2018, y a su vez hemos sido testigos, de su eficacia a la hora de corregir decisiones arbitrales erróneas. En este mes de agosto, fue implantado en la liga de fútbol profesional de primera división en España.

El Comité ejecutivo de la UEFA, instaurará el sistema de vídeo arbitraje, a partir del próximo año, en la fase previa y la fase final de la Champions League. Igualmente se instaurará el año que viene en la Supercopa de la UEFA. Personalmente opino que la UEFA seguirá imponiendo el criterio del establecimiento gradual del VAR, en las demás competiciones europeas: UEFA Nations League, UEFA Eurocopa de Naciones, y UEFA Europa League. Esta pauta y método de seguimiento en la instauración del VAR por parte de la UEFA, debería de valorarse y adoptarse por la Liga, y la RFEF, para persistir y prorrogar la implantación del sistema VAR, en el fútbol español de forma paulatina en las diferentes categorías, y en un principio de forma inmediata, en la categoría profesional de la segunda división A.

Respecto al fútbol no profesional (Segunda división B, y Tercera división), considero que sería indispensable la imposición del VAR, al igual que en el fútbol base/cantera. Su impedimento son los pagos y desembolsos económicos que supone su instalación. Pero, aunque los ingresos son menores en los clubes no profesionales que en los profesionales, se podría conseguir y esperar un descuento del precio de compra, coste del montaje, gastos de emplazamiento y de la puesta en marcha. Incluso aguardar una devaluación, depreciación o desvalorización del VAR. Asimismo, podría llevarse a cabo con algún tipo de ayuda o subvención económica, por parte de la LFP, RFEF, federaciones territoriales, instituciones públicas, o empresas patrocinadoras.

Me atrevería a proponer al Consejo Superior de Deportes, para que en un futuro recomendara a las federaciones e instituciones deportivas, de forma escalonada, la elaboración de un proyecto, avalado por algún tipo de subvención o ayuda, para la implantación del VAR, en las distintas categorías del fútbol Español. En este sentido beneficiaría al fútbol, en el camino de ser un deporte más justo, equitativo y añadiría singularidad y particularidad objetiva; además de una determinada garantía. Pero siempre, sin olvidar la iniciativa, y predisposición de los clubes, es fundamental que se impliquen al máximo, y pongan todos los medios y recursos disponibles a su alcance.

En referencia a las críticas del sistema VAR, de que se minora el ritmo de la competición, y que algunas acciones no poseen una decisión inmediata, manifiesto mi oposición, ya que el deporte fútbol tal y como está concebido, y se desarrolla actualmente, genera una pérdida considerable respecto a la duración total del partido. La pérdida total estimada se justifica y fundamenta en estudios realizados por organismos internacionales del deporte fútbol. Dicha pérdida oscila en un partido entre un 30% y un 35%. Es decir de los 90 minutos, realmente se jugarían entre 54 a 60 minutos. En cuanto se produce un gol, no se pierde tiempo, por la detención del partido, utilizando el sistema VAR. Y en relación a las decisiones, se irán adoptando con mayor celeridad, a medida que evolucione; ya que es justo para el fútbol, minorar y minimizar los actuaciones colegiales erróneas.

Personalmente propondría añadir todo el tiempo que se pierde durante un partido. Tal y como sucede en otros deportes: baloncesto, balonmano…, es decir que se juegue realmente la totalidad del tiempo establecido para el partido.

El fútbol es el deporte donde más tiempo se pierde, en la mayoría de situaciones motivado por la picaresca y artimañas de algunos jugadores, para conseguir un beneficio en el resultado final. Aunque, hago constar que no todas las pérdidas de tiempo, revisten intencionalidad. En ocasiones los colegiados, no prolongan el tiempo en determinadas acciones, en concordancia con el reglamento. Esta irregularidad, se subsanaría con la implantación del tiempo efectivo en el fútbol.

En referencia a la pérdida intencionada y provocada por determinados jugadores, hay que evitarla, y así de esa manera el fútbol sería aún más justo, diáfano, y equitativo. Por tanto, los dos equipos tendrían igualdad de condiciones, se eliminaría cualquier atisbo de astucia, y el resultado será eludir y erradicar de forma absoluta, la pérdida de tiempo.

El cumplimiento real, efectivo y total de la duración del partido, sin pérdidas de tiempo, generaría la prolongación del partido de forma considerable. Es decir, habría que detener el partido, en todas las acciones en las que el juego esté paralizado o suspendido. Ya que se computaría todo el tiempo perdido, para posteriormente añadirlo. En este sentido, la FIFA se plantea la celebración de partidos de 60 minutos. Ya que realmente se juegan aproximadamente 60 minutos, de los 90 minutos actuales. Por tanto, se establecerían dos tiempos de 30 minutos, en lugar de los 45 minutos actuales de cada tiempo.

Por último, hacer constar que es deplorable, el descrédito de algunos, contra el sistema VAR. El arbitraje, español vive su mejor época, basado en la espontaneidad, sinceridad, naturalidad y llaneza de los colegiados, y a mayor abundamiento, auxiliado en la actualidad por el sistema VAR. Su consecuencia es que beneficia un fútbol más justo, y equitativo. Desde mi punto de vista, introduce seguridad, garantía y objetividad; para una correcta y apropiada aplicación de la normativa, por parte de los colegidos.

Conclusión: el VAR no es un sistema perfecto, pero introduce en el fútbol una determinada seguridad, y garantía. Respecto a la situación anterior, inserta progreso, renovación, y una mejoría. Su objetivo principal, es aplicar más justicia e imparcialidad en las decisiones arbitrales erróneas. Y su característica principal es que posee una particularidad y singularidad objetiva. Por tanto, la esencia del VAR sería: «error mínimo, justicia máxima».

© AEDD 2018

 

Juan Manuel Fernández Torres
Abogado
Especialista en Derecho del Deporte

 

Descarga aquí el comentario en PDF.

Anterior Hacia una nueva gestión deportiva digital
Siguiente El Pasaporte Biológico español, ¿sanción sin regulación?

Utilizamos cookies propias y de terceros para Localización de navegación, registro y control, visitas y estadisticas e identificación.

Al pulsar el botón "Acepto" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Saber más

Acepto