Jornada sobre el pasaporte biológico del atleta: una nueva realidad técnica y jurídica en el deporte (Crónica)

Luego de la bienvenida a los asistentes, se dio por inaugurada la Jornada. En su discurso, Beatriz Hoster Cabo, Directora Académica del Centro de Estudios Universitarios Cardenal Spínola, Fundación San Pablo - CEU Andalucía, expresó los inicios y el presente del dopaje en la sociedad actual. A su lado, el Director de la AEPSAD, José Luis Terreros Blanco, expuso la realidad del deporte nacional, los avances científicos y jurídicos, además de las medidas preventivas que la entidad coordina para mantener actualizadas las políticas antidopaje internacionales.

El tema expuesto en la primera ponencia ha sido, «El pasaporte biológico como herramienta para la lucha contra el dopaje y casos prácticos». Jesús Muñoz Guerra (Jefe del Departamento de control de dopaje e inteligencia), ha dado una introducción respecto a lo que es el pasaporte biológico, el cual indica los marcadores biológicos del deportista, que en otros términos, sirve para detectar el posible consumo de sustancias con la finalidad de mejorar el rendimiento físico. Esta herramienta posee dos métodos; un primer método, denominado método directo (orina, sangre, etc.), donde se detectan compuestos que son analizados en laboratorios especializados (normalmente metabolitos). Un segundo método es denominado método indirecto, donde se miden las concentraciones de biomarcadores, que son indicadores de procesos biológicos normales, procesos patógenos o respuestas a una exposición o intervención. Puede ser de una sustancia, un proceso, un factor físico, etc.

Por otra parte, respecto a la temática, el ponente señala que se crearon tres módulos a raíz de los biomarcadores: el módulo hematológico, el módulo esteroideo y el módulo endocrinológico. El fin de todo esto, es el de mejorar el transporte de oxígeno, que es fundamental para deportes de alta resistencia (la producción de oxígeno se produce de forma natural, o mediante el dopaje para incrementar la producción de hemoglobina).

También se destaca en la ponencia, que el pasaporte biológico no se implanta en todos los ámbitos del deporte, sino que solo en aquellos que requieren de una gran cantidad de oxígeno en un período corto de tiempo (por ejemplo, los velocistas). Así, las transfusiones de sangre provocan un aumento de hemoglobina, por lo que hay mayor producción de oxígeno, y, por lo tanto,un mejor rendimiento del atleta. Todas las transfusiones sanguíneas, sin el pasaporte biológico, serían imposibles de detectar.

En segundo lugar, la ponente Mar Plata Andrés (Jefa de la Unidad de Seguimiento de Pasaporte Biológico del Atleta), ha expuesto sobre el pasaporte biológico, empezando su intervención con otra función de éste, pues lo ha concretado como un seguimiento de biomarcadores que revelan indirectamente los efectos del dopaje. Así, el pasaporte está basado en la estadística y en el modelo bayesiano. Identifica la probabilidad de que un dato o una secuencia de datos, «no sean fisiológicamente naturales».

La ponente, señaló que a partir del pasaporte biológico se pueden llegar a detectar infracciones que contiene el Código Mundial Antidopaje (algunas de ellas son, una presencia de sustancias prohibidas, incumplir con la información de localización, el tráfico de sustancias, etc.).También se derivan una serie de acciones del pasaporte biológico como son controles dirigidos a ciertos deportistas, almacenamiento de muestras de controles realizados a atletas (por un plazo de diez años), información de inteligencia (localización, equipos, entrenadores). Luego se habló sobre APMU, el órgano central del pasaporte biológico, que cuenta con un grupo de expertos que son quienes deciden si los valores fisiológicos analizados son normales o no.

La organización antidopaje de cada país identifica al deportista de interés (a efectos de controles en búsqueda de sustancias prohibidas). También identifica el momento ideal para la recogida de muestras, que podría basarse en la recomendación de la unidad de gestión del pasaporte del deportista. Se ha recalcado que es fundamental seleccionar al deportista apropiado, en el momento apropiado y seguirlo por las sustancias apropiadas que arrojen el resultado analítico adverso sin causas de justificación o que lleven a un falso positivo.

Una vez que se recogen las muestras, se introducen los resultados en una plataforma informática que dirige la Agencia Mundial Antidopaje, denominada por sus siglas como ADAMS. Así, el pasaporte biológico se actualiza con los datos más recientes de cada deportista. La ponente, como conclusión, ha mostrado el proceso completo:

1.º Aplicación del modelo.

2.º Evaluación APMU.

3.º Evaluación de un experto.

4.º Evaluación de tres expertos.

5.º Notificación al deportista.

6.º Explicación del deportista.

7.º Por último, la infracción de la normativa antidopaje.

El segundo y último tema que se ha tratado, «Los desafíos jurídicos del pasaporte biológico», fue de la mano de Don Agustín González González. Este ha enfocado su ponencia en dos casos vistos en tribunales españoles; un primer caso, sobre la prueba de alcoholemia en los delitos contra la seguridad vial, donde ha expuesto como ejemplo un radar de tramo, en el que la dinámica que tiene es similar a la que se realiza con el pasaporte biológico.

El segundo caso expuesto fue sobre un conocido delincuente en Madrid, con el que ha acabado exponiendo que el pasaporte biológico no es una infracción, sino una prueba pericial. Así, en toda su exposición ha hecho mención del artículo 39 de la Ley Orgánica 3/2013 (de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje en la actividad deportiva), y más concretamente en el artículo 39 ter, «Resultados adversos en el pasaporte biológico».

Por último, el Jefe de la Asesoría Jurídica ha querido hacer una reflexión sobre nuestro país, nuestro deporte, nuestra sociedad, hablando sobre el deporte limpio en España, pues la cuestión compleja está entre definir si se quiere un deporte limpio, sin dopaje, sin manipulaciones, o por el contrario, un deporte sucio, adulterado, manipulado, etc. Ha concluido su intervención, y su ponencia, con una frase: «España no se merece un deporte contaminado».

Para finalizar la Jornada se realizó una Mesa redonda, donde los cuatro miembros de la AEPSAD pudieron contestar preguntas de los asistentes, y dejando en claro que la lucha contra el dopaje deportivo requiere de la cooperación de las ciencias jurídicas y científicas, además de la sociedad española en su conjunto, en aras de lograr un deporte limpio.

Posteriormente la Jornada fue clausurada por Beatriz Hoster Cabo, Directora Académica del Centro de Estudios Universitarios Cardenal Spínola, junto con la organizadora de dicho evento, Silvia Verdugo Guzmán, docente del mismo centro.


José Luis Delgado Jiménez

Fundación San Pablo-CEU Andalucía

 

Descarga aquí el pdf con el comentario.
Anterior Dio comienzo el Máster de Derecho Deportivo en el CEU-Sevilla
Siguiente Proyecto de Código de Buen Gobierno de las Federaciones Deportivas de Madrid

Utilizamos cookies propias y de terceros para Localización de navegación, registro y control, visitas y estadisticas e identificación.

Al pulsar el botón "Acepto" consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Saber más

Acepto