El rector del futbol merideño

Don Pedro Rincón Gutiérrez, fue un notable médico obstetra venezolano del siglo XX y reconocido como el Rector de Rectores al haber ejercido con rectitud y gran pro actividad la rectoría de la ilustre Universidad de Los Andes por veintidós años. Su carrera se extendió al ámbito de la política, ejerciendo como Concejal, Diputado, Embajador,  Ministro de Salud, y  Presidente Fundador del Equipo de Futbol Profesional  Universidad de los Andes o ULA  Mérida FC.

Don Pedro Ángel de Jesús Rincón Gutiérrez “Perucho” nació en el Carmelo de  la Cañada, de Urdaneta del Estado Zulia el 24 de julio de 1923; pronto quedó huérfano de su padre Don Fermín Rincón, así que su madre, Doña Vitalia Gutiérrez Rincón, lo envió junto con su hermano Gonzalo Rincón Gutiérrez,  a un colegio de internos en Táriba, Estado Táchira. Al terminar la primaria, su madre se trasladó con ellos a la ciudad de Mérida, y los inscribió en el Colegio San José, donde transcurrió la adolescencia de “Perucho”, quien ya destacaba por sus dotes intelectuales, su formación humanística, amplia universalista, generosa, deportiva y solidaria; con el tiempo comenzó a impartir clases a otros alumnos del colegio como una forma de pagar su alojamiento y comida en el internado. En 1941 inició sus estudios de Medicina en la Universidad de Los Andes, título que obtendría con honores en 1947. Pronto ejerció como profesor, creo las cátedras de Farmacología y Semiología, ULA Universidad de Los Andes Táchira. 

En el año de su centenario el futbol merideño le rinde un póstumo homenaje al  Rector de Rectores, por su aporte como jugador, directivo y hacedor de sueños futbolísticos, al ser cofundador y Primer Presidente Honorario del Estudiantes de Mérida FC, en el año 1971 y fundador del ULA Mérida FC, en el año 1977.

Don Pedro Rincón Gutiérrez, quien  vino a esta tierra serrana, mágica, meca del conocimiento y de las nieves eternas, con sus cinco  águilas blancas petrificadas, que representan los cinco picos de la cordillera andina, y están eternizadas  en el poema de Don Tulio Febres Cordero. Don Pedro Rincón Gutiérrez,  se quedó entre nosotros  como muchos que no nacimos en esta tierra de gracia, pero  hoy estamos agradecidos, como lo diría Don Pedro Rincón Gutiérrez, por el cobijo y la aceptación de este pueblo generoso, trabajador, y  citando    a Don Mariano Picón Salas, cuando escribió su frase célebre:  “Mérida es una ciudad con una universidad por dentro”, y es así  la Universidad de Los Andes,  que es la casa del conocimiento universal  que vence las sombras y es el orgullo de la  raza cósmica andina. 

Don Pedro Rincón Gutiérrez tuvo la dicha y la fortuna de disfrutar su juventud al  ser miembro  de  la impronta de la Compañía de Jesús en Mérida,  al poder jugar en el futbol de esa época,  en las canchas del Estadio Lourdes del Colegio San José, que desde 1927, bajo la rectoría de los Sacerdotes Jesuitas  Pascasio, Resola y el buen futbol del Padre  Machimbarrena, quienes  sembraron el futbol como deporte oficial de la provincia andina. Jugó en el equipo de los “Joselos”   como solían llamarlos con jugadores del talante de Luis “Jabato” Jiménez Ron, Juan Pedro del Moral,   Guillermo Soto Rosa Monsant, Ítalo de Filippis,   y otros que con el transcurrir del tiempo dejaron plasmada la efemérides, del futbol y talento del jugador merideño en los clubes San José, Universidad de Los Andes y Liceo Libertador,  y otros clubes, algunos de colonias  que le dieron grandeza al futbol   merideño, en los Estadios Lourdes, Estadio Mérida, con su fachada que imitaba  al Partenón Griego, y  aún permanece en la Plaza Glorias Patrias  el balón y monumento al Futbol merideño, que fue erigido como el Olimpo donde deberían  estar  perpetuados en el bronce los nombres de los grandes  jugadores merideños de esa época. Posteriormente  está el Estadio Olímpico Guillermo Soto Rosa, que a partir de año 1969  es el compendio de toda la historia del futbol merideño,  y el nombre de Don Pedro Rincón Gutiérrez  está escrito  en  el bronce del paseo del deporte  merideño.

Don Pedro Rincón Gutiérrez, siendo Rector de la Ilustre Universidad de Los Andes, fue un apasionado y hacedor de sueños, que  junto a un grupo de Doctores que se desempeñaban como profesores de nuestra Alma Mater (Universidad), como el Economista Edgar Ochoa, Dr. Eleazar Ontiveros Paolini,  en representación de la Universidad de Los Andes, el Ing. Alfonso Parra Ch. el Dr. Domingo Baptista, el Sr. Elio Scanu  y el Sr. Víctor Freitas,  decidieron al haberles aprobado el Consejo Universitario, democráticamente,  (ya que  hubo tres  votos salvados), la constitución de un equipo de futbol profesional, el cual tendría como denominación Universidad de Los Andes, ULA Mérida FC, o Ulita de mi Vida, como lema y cariñosamente le decían sus fanáticos. En su acta constitutiva sería una asociación civil sin fines de lucro, y el objeto debería permitir una relación directa entre la institución universitaria  y los sectores privados de la sociedad merideña y corresponsabilidad en la coordinación y dirección en función. El ULA Mérida  FC, sería el equipo de la comunidad  merideña y de su institución universitaria.

Transcurría el año 1977 y la prensa deportiva especializada escribía lo siguiente: “Tenía que ser Mérida, máximo bastión futbolístico del país, la primera ciudad del interior en contar con dos (2) equipos de futbol profesional, ya que el otro era Estudiantes de Mérida FC, el  equipo del futbol merideño, archirrival del ULA Mérida FC, en el futuro y donde Según la prensa deportiva fue la Universidad de los Andes de Don Pedro Rincón Gutiérrez, el Rector de Rectores, la institución académica con más ancestro y abolengo y la promotora de un proyecto de estudio y futbol, como símbolo  más del  orgullo y gentilicio de los merideños. Reseña histórica del  proyecto de estudio y futbol: En el año 1980 en las Olimpiadas de Moscú, participaron con la Selección de Venezuela, cinco ulandinos: Rodolfo Carvajal Sànchez, estudiante de ingeniería mecánica, Emilio Campos Rodríguez (+),  estudiante de ingeniería mecánica, Mauro Cichero, (+) estudiante de arquitectura, Alexis Peña  Vega, estudiante de medicina y Asdrúbal Sànchez, estudiante de bachillerato, luego  de derecho, todos titulares en la alineación de la vinotinto. Además,  los buenos jugadores brasileros como los cariocas  Jorge Luis Andrade Da Silva “Chachacha”, y Tánger Joaquín Mendoca provenientes de las filas del Club de Regatas del Flamengo,    como Entrenador del ULA Mérida FC, el gran maestro  Don  Antonio Da Costa Castanheira, de nacionalidad portuguesa, y como Asistente de  Entrenador  Don Amenodoro Dugarte. Su primer capitán Luis Enrique Marquina, el gran arquero Cesar “Guacharaca” Baena, y el Bombardero de Santa Juana Antonio René Torres.

Don Pedro Rincón Gutiérrez fue una persona altruista (filántropo), tenía una condición humana excepcional, a pesar  de sus ideas y pensamiento crítico libertario,  cultivado con los Jesuitas y a través de  la compañía de Jesús, dejó una conseja y es que en el “Futbol no hay Ateos”. Su formación cristiana de fe y oración le dieron la capacidad, visión y valor de cumplir con lo que siempre le decía  su madre Doña Vitalia Gutiérrez Rincón: “Perucho, lo importante es la gente”. Contribuyó a la edificación de la Iglesia San Juan Apóstol de Santa Juana, en coordinación con el Sacerdote Hugo Anzil, Capellán del Equipo ULA Mérida FC,  en la  realización de  un juego benéfico con el archirrival Estudiantes de Mérida FC, donde  la recaudación fue íntegra para dicho propósito de fe y oración. Este  evento que hoy cito tiene similitud  con los que realizan  los  Maronitas de San Charbel, (cristianos católicos) que  en el Líbano, Siria y algunos países árabes y del mundo  plantan arboles de cedro y edifican Templos e Iglesias.

Comienza el año 1983, y  Don Pedro Rincón Gutiérrez cumplía siete  años como Presidente del  ULA Mérida FC,  y los resultados no eran favorables a pesar del buen futbol  del equipo y los buenos jugadores tanto extranjeros como criollos nacidos y formados en la divisa azul y blanco, solo había logrado un subcampeonato en la final de la Copa Venezuela frente al Valencia,  conocidos como  los pericos por su indumentaria casaquilla o camiseta verde,  que a la postre fue el campeón.

Don Pedro Rincón Gutiérrez, y su junta directiva como todo cuerpo colegiado, estudia y replantea y hace una reingeniería, en vista de que el equipo tenía la necesidad imperiosa de ser campeón. Para esa labor contrata al Entrenador  venezolano Iván “Tiburón” García, a pesar de que en el año 1982, el Entrenador Oscar “Cacho” Cadars, de nacionalidad argentina, tuvo una gran campaña al ganar en el mes de Febrero  la Copa Ciudad de Mérida ante las selecciones de la URSS y la Selección de Honduras que participaría en el mundial España 82. Asimismo en el mes de mayo pudo empatar a dos goles por lado con el Real Madrid  de Vicente del Bosque y Miguel Ángel González, arquero suplente de Luis Arconada en España 82.

Ese 1983 fue un año de triunfos, el 24 de junio fecha patria, y a un mes de que Don Pedro Rincón Gutiérrez cumpliera los 60 años, su equipo o escuadra ULA Mérida FC salió campeón venciendo al Deportivo Táchira 2x0, que hoy 40 años después se rememora  esa gesta gloriosa para el futbol merideño.  El Entrenador venezolano Iván “Tiburón” García,  le dio la primera estrella al Ulita de mi vida, la cual  adorna el  escudo  del Club, con un  cóndor posado sobre un balón que representa a esta tierra de gracia y simboliza a la pacha mama de los  andes venezolanos.  El Ulita de mi vida con sus colores blanco de la pureza y el azul del infinito, que representa a la Universitas Emeritenses, la casa que vence las sombras y fuente del conocimiento universal, fundada en el año1785, por Fray   Juan Ramos de Lora primer Obispo de Mérida,  en esta ciudad serrana,   cuna y  asiento   etnológico de las   razas Tatuy, y Timotocuicas

El ULA Mérida FC,  que en su Marcha o Himno, emula a la  Marsellesa, y fue escrita por el Dr. Domingo Batista, la Música de Carlos Páez Ortiz y los arreglos de Hildebrando Rodríguez,  y dice así en sus estrofas:

“Con deportiva alegría siempre vamos a jugar, en nuestra ciudad serrana y donde nos toque actuar.

Al campo del adversario llevaremos amistad, con el equipo de futbol de nuestra universidad, ULA, ULA, ra, ra, ra, ULA MERIDA FUTBOL CLUB, universitarios, universitarios, universitarios, ra, ra, ra”.

Llega el tan esperado año 1984, debut y participación del ULA Mérida FC,  en el concierto Internacional Suramericano del futbol,  por ser el campeón del año 83, junto al Sub campeón Portuguesa FC, en la Copa Libertadores de América, ronda eliminatoria de grupos y según el sorteo  realizado en la ciudad de Luque Paraguay  se enfrentaría  en partidos  de ida y vuelta contra los clubes Peruanos  Sporting Cristal y Mariano Melgar del Perú. Ronda que disputó en buena lid y pudo terminar de primero, pero como el Presidente de la Confederación Suramericana de Futbol, Teófilo Salinas, apodado Don Tito, obligó al ULA Mérida, FC, a realizar un juego  de desempate en cancha neutral contra el Sporting Cristal, el cual se llevó a cabo en el Estadio Pascual Guerrero de la ciudad Santiago de Cali, Republica de Colombia,  con  dos goles (25’- 33’) del jugador brasileño de Belem do Pará,   Itamar de Azevedo Nogueira, el Ulita de mi vida derrotó dos (2) goles por uno (1), al  Sporting Cristal  y a Tito Salinas, EL Zar del futbol Suramericano.

Con ese resultado el ULA Mérida FC de Don Pedro Rincón Gutiérrez,  inscribió  con letras doradas  después de siete largos años de trabajo, pasión, dedicación e inversión el pase a la semifinal del magno evento futbolístico como lo es la  Copa Libertadores de América. 

Comento como ex jugador del ULA Mérida FC,  la disposición, querencia y sentido de pertenencia  del Rector del Futbol, que  para poder sufragar los gastos del equipo: pasajes aéreos Mérida- San Antonio- Cúcuta- Bogotá- Cali, alojamiento en el Hotel Aristi, la alimentación de la delegación  en la ciudad de Cali,  Don Pedro Rincón Gutiérrez,  tuvo que solicitar un empréstito  al Banco Andino, es decir,   un pagaré, para poder cubrir la logística del viaje.

Don Pedro Rincón Gutiérrez,  el  Dr. Napoleón D’ Armas más  un grupo de Directivos fueron los mecenas  que hicieron grandes aportes económicos,  para no comprometer  los recursos de la Universidad de los Andes, su dedicación y el tiempo como uladinos .

En la semifinal tuvo el ULA Mérida que jugar con los clubes brasileros Club de Regatas do Flamengo, conocido como el “Mengao”  y el Gremio de Porto Alegre, ambos campeones del mundo en los  años 81 y  83,  por su participación en la Copa Intercontinental que se jugaba contra los  campeones  de la UEFA, o campeón europeo.  Resultado final cuatro derrotas, dos en el Estadio Olímpico Universitario de Caracas - Venezuela y dos en Brasil, en las ciudades de Rio Grande do Sul Porto Alegre,  Estadio de  Gremio y la otra en Rio de Janeiro  Estadio Mario Filho o Maracaná.  Culmina la hazaña del novel equipo de futbol  venezolano ULA Mérida FC,  que dejó   en la retina de los torcedores brasileros el bon jogo o juego, raza y determinación y para los anales del futbol suramericano y venezolano un sexto lugar meritorio y honroso y gracias al Rector del Futbol merideño, su junta directiva,  entrenadores,  jugadores y los fanáticos de Ulita de mi vida. 

Finalmente al escribir estas líneas  debo expresar,  In memoriam, en el centenario del nacimiento de  Don Pedro Rincón Gutiérrez, y a los miembros de la Junta Directiva del ULA Mérida FC, algunos de ellos ya fallecidos como su sobrino  José Rafael Gutiérrez, trabajaron a brazo partido para  que el PROYECTO DE FUTBOL donde  la Academia en el corto plazo, cumplió el cometido de tener la representación de un equipo de la comunidad merideña y de su institución universitaria. Fue un sueño hecho realidad de un Quijote llamado Don Pedro Rincón Gutiérrez, y de sus escuderos los miembros de la  Junta Directiva,  que fueron cual   Sancho Panza. Recordaremos siempre sus  palabras sabias que expresó en el año 1984, en  la Plaza Bolívar de la Universidad Nacional de Trujillo del Perú, “A LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES FC, LA CONOCERAN POR EL BUEN FUTBOL  DE SUS HOMBRES”. Tuvimos la dicha de conocerle y compartir momentos y tertulias de futbol, sus consejas que hoy recordamos  y valoramos como un legado que nos dejó a todos nosotros, para las generaciones futuras de su  perpetua memoria.

Feliz  centenario Don Pedro Rincón Gutiérrez, la serrana ciudad de Mérida  que te cobijó y  la  Universidad de los Andes, a la que le diste tanto, a pesar de no haber nacido en esta tierra de gracia,  hoy está de júbilo, las campanas de la Catedral repicarán, habrá retreta en el paraninfo  de la Universidad,  anunciando tan laureada fecha 24 de Julio,  nacimiento de nuestro libertador Simón  Bolívar y de Don Pedro Rincón Gutiérrez, Rector de Rectores y Rector del Futbol merideño.

 

Dios os Pague Don Pedro.

 

 

Abg. Asdrúbal Sánchez
Máster en Derecho y Gestión Deportiva
Ex jugador ULA Mérida FC

 

Descarga aquí el análisis en formato PDF

 

Anterior Los complejos aspectos de la religión en el deporte profesional
Siguiente EL CENTENARIO DEL CLUB CICLISTA IBERIA: UN ANALISIS SOBRE SU REGIMEN JURIDICO.