La simulación de la Justicia Deportiva en México

Todo grupo social tiene conflictos, el deporte no es ajeno. Por lo que el Derecho ha buscado dentro de cada sistema jurídico encontrar un modelo eficaz que permita generar justicia deportiva. A finales de la década de los años 70 se encontró en el arbitraje (heterocomposición) el modelo más adecuado de manera internacional para encontrar solución a los conflictos legales deportivos. En México fue creada la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD) por la Ley de Estímulo y Fomento del Deporte, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 27 de diciembre de 1990, con el objeto de contar con una instancia de justicia especializada en materia de deporte, para que los miembros del Sistema Nacional del Deporte y principalmente los deportistas, pudieran requerir o demandar, mediante un procedimiento, la emisión de resoluciones justas que solucionaran los conflictos presentados durante o con motivo de la práctica del deporte. La deficiencia de impartir justicia deportiva estuvo presente desde su génesis, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró de inconstitucional dicha ley en virtud de que el Congreso de la Unión no contaba con facultades para legislar en materia deportiva.

Después se volvió a legislar el Congreso de la Unión, contando ya con facultades en materia deportiva, y permaneciendo vigente el tribunal arbitral en materia de deporte. De acuerdo al articulo 78 de la actual Ley General de Cultura Física y Deporte, establece que «la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública cuyo objeto es resolver el recurso de apelación que se interponga en los casos y términos previstos en la Ley General de Cultura Física y Deporte y su Reglamento, así como fungir como Panel de Arbitraje, o coadyuvar en las mediaciones y conciliaciones, respecto de las controversias de naturaleza jurídica deportiva que se susciten o puedan suscitarse entre los deportistas, entrenadores, directivos, autoridades, entidades u organismos deportivos, con la organización y competencia que la Ley establece; dotado de plena jurisdicción y autonomía para dictar sus acuerdos, laudos y resoluciones e independientemente de las autoridades administrativas».

La Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte es lo que se conoce en la doctrina jurídica como un arbitraje de tipo jurisdiccional, permite y obliga que se sometan a través de la Ley General de Cultura Física y Deporte[1], la solución de conflictos que la ley señala especial en la materia. De acuerdo al articulo 79 de la misma Ley, señala que la Comisión tiene atribuciones para:

«I. Conocer y resolver mediante el recurso de apelación, sobre las impugnaciones planteadas por cualquier persona física o moral inscrita en el RENADE o cualquiera de los miembros del SINADE, en contra de actos, omisiones, decisiones, acuerdos o resoluciones emitidos por las autoridades, entidades u organismos deportivos, que afecten los derechos deportivos establecidos a favor del apelante, en la presente Ley o en los reglamentos y demás disposiciones que de ella emanen.

El impugnante podrá optar en agotar el medio de defensa que corresponda o interponer directamente el recurso de apelación;

II. Conceder la suspensión provisional y, en su caso, definitiva, del acto impugnado dentro del trámite del recurso de apelación;

III. Efectuar la suplencia de la deficiencia de la queja dentro del trámite del recurso de apelación, cuando el impugnante no sea directivo, autoridad, entidad u organismo deportivo;

IV. Fungir como conciliador dentro del trámite del recurso de apelación;

V. Intervenir como Panel de Arbitraje en las controversias que se susciten o puedan suscitarse entre deportistas, entrenadores, directivos, autoridades, entidades u organismos deportivos, o entre unos y otros, de conformidad con el Reglamento que se expida para tal efecto;

VI. Coordinar un área de mediación y conciliación con la participación de personal calificado y, en su caso, de mediadores o conciliadores independientes, para permitir la solución de controversias que se susciten o puedan suscitarse entre deportistas, entrenadores, directivos, autoridades, entidades u organismos deportivos, o entre unos y otros, de conformidad con el Reglamento que se expida para tal efecto.

Para efectos de esta fracción se entiende por mediación la función de establecer comunicación y negociación entre las partes para prevenir o resolver un conflicto, y por conciliación el método para proponer a las partes alternativas concretas de solución para que resuelvan de común sus diferencias;

VII. Imponer correcciones disciplinarias y medidas de apremio a todas aquellas personas físicas o morales, organismos y entidades deportivas por conducto de sus titulares que se nieguen a acatar y ejecutar o que no acaten y ejecuten en sus términos, los acuerdos, decisiones, laudos y resoluciones emitidos por la propia Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte, y

VIII. Las demás que establezca la presente Ley y otras disposiciones reglamentarias».

En el papel se ve muy bien lo citado por el anterior artículo, sin embargo la realidad es otra. Por citar un ejemplo en el año 2014, se ingresaron cuarenta procedimientos de apelación, me hubiera gustado dar la cifra más actual, pero la misma Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte, no los ha podido publicar, véase que estos son los datos más actualizados[2].

La demanda de uso que tiene este tribunal, realmente no cumple su objetivo para el grueso de la población deportiva. Primeramente su ubicación, la única sede se encuentra en la ciudad de México, donde la han removido en diversas ocasiones, no tiene una sede propia. Aunque ofrece diversas opciones para presentarlo, esto genera que lo justicia deportiva no sea ni pronto ni expedita. Además si consultamos la Guía Práctica para la Elaboración del Escrito del Recurso de Apelación[3], que se encuentra publicada en su sitio oficial, como una guía para los atletas, nos permite ver las deficiencias de este tribunal, primeramente indica que el Tribunal se encuentra para presentar el Recurso de Apelación en la calle Fernando de Alva Ixtlilxochotl número 185, 6to piso, Colonia Tránsito, Delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México, cuando en realidad desde hace meses su ubicación es Av. Revolución 1425, Delegación Álvaro Obregón, 01040 Ciudad de México. Pudiera parecer una cosa muy simple pero mal informar a los atletas la ubicación del tribunal, implica en una ciudad como es la Ciudad de México, el trasladarse es perder tiempo y recursos en busca de la justicia deportiva. En el mismo documento, se aprecia la nota que indica literalmente: «Es importante, que cuentes con un abogado para la tramitación del Recurso de Apelación o en su caso, que te asesore para interponerlo y tramitarlo». Por lo tanto es necesario la participación de un abogado para la asistencia legal, este tipo de procedimientos son quirúrgicos a lo que pueden pensar muchos, la justicia no es menos importante que la justicia en la materia penal o laboral por citar un par de ejemplos, en esos asuntos se pone en manos del abogado la libertad y el patrimonio, pero, ¿que se pone en manos del abogado en los casos de justicia deportiva? La respuesta es de acuerdo al caso, el derecho de trabajo en materia deportiva (inhabilitación, sanciones, competencias, etc.) y la condición de deportista federado y la plena libertad de ejercer el deporte. Por lo tanto es necesario asesorarse con especialistas, no solo abogados, sino especialistas en derecho deportivo, que conozcan de manera muy fina los procedimientos legales del deporte, la normatividad e incluso la jurisprudencia deportiva.

Perola justicia deportiva solo existe para las personas físicas y jurídicas que son parte del Sistema Nacional del Deporte (la CONADE, organismos estatales, de la Ciudad de México, municipales de Cultura Física y Deporte, Federaciones, Asociaciones y los Consejos del deporte Estudiantil). Así que cualquier persona que practique actividad deportiva que tenga un conflicto de naturaleza, y no esta afiliada al SINADE y no tiene registro (RENADE), no puede solicitar justicia deportiva porque no tiene la personería. Entonces en México, no hay acceso a la justicia deportiva para todos.

La Ley General de Cultura Física y Deporte y su Reglamento establecen sus atribuciones, estructura y el procedimiento que se debe de llevar. Sin embargo, en la practica la realidad es otra. La Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte es un organismo que desde su fundación ha presentado una serie de deficiencias, las cuales han crecido y considero han llegado ya a su limite.

1.º El nombramiento del Presidente y los miembros titulares es un acto discrecional y facultad exclusiva que ejerce el Ejecutivo Federal de acuerdo al articulo 80 de la Ley General de Cultura Física y Deporte, y donde se requiere sea Licenciado en Derecho, conocimiento del deporte y calidad moral. Considero que el máximo tribunal que tiene el país en materia deportiva, debe de estar integrado por especialistas que deben de ser evaluados previamente para ocupar el cargo, no olvidemos que es un tribunal arbitral que tiene como misión impartir justicia deportiva, por lo tanto debe de estar integrado por los mejores abogados, con conocimientos en la practica del litigio y con grados académicos en deporte, los miembros deben de ser propuestos en ternas ante el Senado de la Republica y ellos a través de una evaluación sean quienes nombren a los mejores y no dejarlo al criterio del Ejecutivo, que ha demostrado que no precisamente elije a los mejores. No es suficiente ser Licenciado en Derecho, el litigio deportivo, merece gente con especialidad o estudios de posgrado en derecho deportivo, cursos que existen, porque el mismo derecho y el deporte lo han demandado. Y respecto al requisito del conocimiento del deporte y calidad moral, definitivamente es algo invaluable, no existe un indicador que califique estos dos últimos requisitos. Se ha elegido gente que ha tenido un conflicto de intereses, la mejor muestra es el último Presidente que desistió a su cargo público, ante una denuncia realizada por un Semanario Nacional[4]. Los miembros de la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte, no han entendido que su cargo es un cargo público y debe de estar ajeno a sus intereses personales y profesionales, quieren seguir obteniendo beneficios de sus posiciones, fuera del marco legal. El periodo del cargo son de 3 años con la posibilidad de reelección, creo que aquellos principios democráticos conocidos desde la época de la Revolución Mexicana aun no llegan al deporte, cuando aquí la reelección en el cargo aún es vigente.

2.º La Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte esta integrada por solo 5 miembros activos, unos de ellos al mando como Presidente de la Comisión y los otros 4 como miembros titulares. A diferencia de otros tribunales arbitrales en materia de arbitraje, que los árbitros se integran por listas largas, por citar un ejemplo el Tribunal Arbitral du Sport (TAS), tiene una lista de más de 300 árbitros, para evitar el monopolio de asuntos. La Ley en México, permite la existencia de mediadores y conciliadores externos, pero no de árbitros. En realidad la justicia deportiva en México se encuentra monopolizada por 5 servidores públicos que están al servicio del Estado mismo, ya que son nombrados por el Ejecutivo Federal, en realidad en nuestro país no impera la figura de la justicia deportiva, difícilmente emitirán algún laudo en contra de la CONADE. Durante varios años, el Tribunal de cinco miembros, se centro únicamente en tres personalidades, teniendo vacantes dos posiciones de miembro titular, dejando aun más claro este monopolio, la justificación era la falta de presupuesto en la Secretaría de Educación Pública. Es urgente que la lista de árbitros se modifique y sea amplia, cualquier persona diestra en la materia pueda ofreceré sus servicios de árbitro en la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte y no solo sea un club de amigos o socios de despacho.

3.º El procedimiento ante la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte, también se encuentra desactualizado, y requiere urgentemente una actualización. El proceso legal deportivo no esta ajeno al marco Constitucional, debe actualizarse el proceso de la Comisión en materia de oralidad, y este se ajuste a la Reforma Constitucional publicada en el Diario Oficial de la Federación, el día 18 de junio del año 2008; pareciera que la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte vive en un marco legal diferente. Que las reformas constitucionales, los tratados internacionales y otras normatividades no deben de aplicarse en dicho tribunal arbitral. Además en nuestro país es necesario un nuevo marco legal de la justicia deportiva, ya no se puede impartir a través de un organismo desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública, no olvidemos que la Cultura Física y el Deporte, son un Derecho Fundamental señalado en nuestra Constitución. El deporte dejó de aparecer solamente bajo la óptica de la educación física, por lo que el tema ya no es solo competencia de la Secretaría de Educación Pública. Debe de crearse en México, un Tribunal Federal en materia deportiva, dependiente del Poder Judicial Federal, bien señalado sea ya un Tribunal y no una Comisión. Que sea un Tribunal que imparta justicia, actualizado en el campo jurídico y que sus sentencias tengan la coercibilidad. No olvidemos que actualmente la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte solo emite laudos, y dependen de otros procedimientos para ejecutarlos. Está documentado que laudos emitidos por la Comisión se dejan de cumplir.

A manera de conclusión, considero que es necesario generar un nuevo modelo de justicia deportiva para nuestro país, que abarque todos los sectores de la población. Que exista un Tribunal Federal dependiente del Poder Judicial de la Federación y que tenga la suficiente coercibilidad en sus sentencias, y estas estén sustentadas en derecho. Y de esta manera deje de ser juez y parte el Estado Mexicano en la justicia deportiva.

Adrián Camargo Zamudio
Abogado
Máster en Derecho Deportivo
Presidente de la Federación Mexicana de Derecho Deportivo y Estudios Legislativos del Deporte

 

Descarga aquí el comentario en PDF.



[1] Ley General de Cultura Física y Deporte, https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/128288/Ley_Gral_de_CF_y_Deporte.pdf
(consultada el 27 de febrero de 201).



[2] http://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/116335/Informe_Estadi_stico.pdf
(consultada el 27 de febrero de 201).



[3] http://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/149351/Gui_a_Pra_ctica_-_Recurso_de_Apelacio_n.pdf
(consultada el 27 de febrero de 201).



[4] Revista Proceso
http://www.proceso.com.mx/475459/david-hernandez-dimite-titular-la-comision-apelacion-arbitraje-del-deporte
(consultada el 27 de febrero de 201).
Anterior Un nuevo marco normativo para el deporte español
Siguiente Algunas reflexiones sobre el Convenio Colectivo de fútbol sala