Programa Antidopaje Fair Boxing en Panamá

El Presidente de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Gilberto Jesús Mendoza, ha presentado en la mañana del 13 de marzo de 2017, en una conferencia de prensa abierta a los medios de comunicación en el hotel Las Américas Golden Tower en la Ciudad de Panamá, un renovado Programa Antidopaje denominado Fair Boxing, que servirá «para garantizar la igualdad de condiciones en el boxeo y la protección del boxeador». Este programa es una continuación del más conocido KO a las Drogas, que fue creado en el año 1989 por el Presidente Emérito Gilberto Mendoza padre.

Como ha informado la Asociación, «el desarrollo vertiginoso del boxeo en las últimas décadas ha llevado al problema del uso y abuso de técnicas y sustancias farmacológicas que mejoran el rendimiento deportivo del pugilista», y es por ello que la AMB, junto a la Asociación Voluntaria Antidopaje (VADA), ha creado el nuevo Fair Boxing «para atacar este problema». El principal fin de este programa es “lograr el desarrollo integral y el bienestar del boxeador como premisas fundamentales del crecimiento del boxeo mundial”.

Entre los beneficios que este programa producirá para el boxeo, la AMB ha destacado, entre otros, «la protección de la salud de los boxeadores ante los riesgos y efectos secundarios de sustancias peligrosas», así como «la garantía de que los combates sean justos y transparentes, con igualdad de condiciones y oportunidades de triunfo».
programa antidopaje2

Para lograr estos fines, la AMB ha establecido una alianza con la Asociación Voluntaria Antidopaje (VADA), que se encargará de llevar a cabo «un efectivo control en la lucha contra el uso ilícito de sustancias farmacológicas, realizando pruebas pre-combate y post-combate sobre los boxeadores involucrados en peleas de título continental y mundial».

Para poder asegurar la eficacia de esta iniciativa, la AMB requerirá a los boxeadores que se registren en el programa de manera voluntaria y progresiva, aunque el Presidente Gilberto Mendoza ha anunciado que «espero que para 2018 el programa sea obligatorio para todos los boxeadores». De momento, este registro sí será obligatorio «para todo boxeador que desee pelear por una diadema universal», comenzando por los campeones y los primeros cinco del ranking de cada división de peso.

Una vez registrados en el programa, todos los boxeadores podrán ser seleccionados de forma aleatoria para someterse a los controles de dopaje, especialmente con carácter previo a la competición, habiendo informado Mendoza que «una de las prioridades de la asociación es detectar el uso de esteroides anabólicos pre-combate», frente a lo cual también se establecerá un sistema de sanciones apropiado.

La AMB ha informado de que «los boxeadores que incumplan con el programa, bien sea por no acceder a inscribirse, por no querer someterse a las pruebas o por resultar positivo en un examen, no podrán aspirar a una pelea de título mundial». Además, el equipo legal de la AMB «evaluará y actualizará las sanciones previstas en el Reglamento vigente».

Adicionalmente, «se creará un Comité para la Protección y Bienestar del Boxeador, cuya función principal será la vigilancia, supervisión y control del Programa Fair Boxing», además de la implementación de un programa educativo con material de apoyo escrito y audiovisual, el cual estará “orientado a crear conciencia en atletas y técnicos sobre el uso y abuso de sustancias prohibidas”.

Según ha anunciado el presidente, el programa ya se encuentra en marcha, tras haber sido inaugurado oficialmente el pasado 11 de marzo durante la pelea celebrada en Alemania por el título mundial súper wélter entre los púgiles Demetrius “BooBoo” Andrade y Jack Culcay.

Al acto de presentación de Fair Boxing han sido invitados los campeones de la AMB Roberto Durán e Hilario Zapata, así como el empresario panameño Juan Carlos Navarro y la madre de Gilberto Jesús Mendoza, quienes tuvieron un emotivo recuerdo para el Presidente Emérito de la Asociación, Gilberto Mendoza, fallecido hace un año y firme defensor del boxeo limpio a través de su insigne campaña KO Drogas.

Con esta iniciativa, la Asociación Mundial de Boxeo renueva su firme compromiso frente a la utilización de fármacos y sustancias prohibidas en el deporte y se adapta a los cada vez más exigentes estándares internacionales en materia de lucha contra el dopaje.


Alberto Yelmo Bravo

Anterior Resultados del Índice de Transparencia de los Clubes de Fútbol (INFUT) 2016
Siguiente Jornada sobre Ayudas de Estado y Deporte (Crónica)